¡¡Que pereza!!

“Hay que trabajar unas poquitas horas más o ganar un poquito menos”
Mariano Rajoy – Diario “El Correo”.

Con esta perla se ha despacho el candidato a Presidente del Gobierno de España. Vamos, como siempre, piden a los españoles aquello que ellos, como máximos representantes del pueblo soberano, no cumplen. Solo hay que ver los escaños del Congreso de los Diputados un día que no comparecen los dos líderes en la sesión de control. Desierto. O las Comisiones de las dos cámaras, o los plenos de los ayuntamientos… Aire.

Pero esta perla es un anticipo de lo que promete ser su proyecto económico: más de los menos. No más para los menos, no. Eso se llama política social y esa no es rentable.

El Gobierno actual lo está haciendo de pena, es cierto, pero el panorama se presenta desesperanzador ante la llegada de los otros. En el escenario de crisis actual estamos por creernos que la nube de la cultura del ladrillo y del pelotazo iba a durar para siempre. Culpa de quién la sembró y del que heredó la tierra y no quiso ver que un tsunami en forma de quiebra financiera iba a arrasar todo sin mirar hacia los más desfavorecidos. ¿Soluciones que plantea la oposición frente a la desorientada brújula del partido que gobierna? Seguir dinamitando cualquier propuesta, continuar con el desgaste, no mirar hacia adentro (que bastante descolorida está ya la Gaviota) y poner el ventilador para que el hedor atufe al resto.

La política es fantástica para aquel que se la tome en serio, para esos políticos que no están en el escaño para hacer dinero, para labrarse un futuro rápido y fácil. Pero cuando una señora o señor se sumerge en el mundo del cargo de favor, del sustento que facilita un título de concejal/senador/consejero/diputado, se deja de percibir el mundo y sus gentes, de la manera que se visualizaba desde la tierra.

Y el problema se plantea que, viendo las jóvenes promesas lo fácil que es delinquir desde los estamentos públicos, y que encima no te pasa nada porque te protegen, no es de extrañar que cualquier cachorro se convierta en fiera con el ánimo de escalar puestos y colocarse en la posición de salida.

En difícil, imposible que en España ocurran las revueltas que estamos viendo en países como Egipto o Yemen, y desde luego nunca llegar a las armas como en Libia, pero me pregunto: ¿no sería necesario un castigo a esta clase política mediocre y gris que nos rodea? No votar no es la penitencia. En eso se escudan los de la derecha para saber que van a ganar y es el miedo de la izquierda porque sabe que su público, penaliza con la abstención.

Porque es triste que el líder del gobierno no apruebe en los votos del CIS, pero es más lamentable todavía que el presidente del principal partido de la oposición esté por debajo de él en cuanto a opinión. Eso es el colmo.

Total, que en este comienzo de la primavera, y casi aldabonazo de salida de la campaña autonómica y municipal, queda la reflexión de Enrique Jardíel Poncela: “Los políticos son como los cines de barrio, primero te hacen entrar y después te cambian el programa”. Si por lo menos fuese un programa doble…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s