Prisioneros de las palabras

Las personas somos prisioneros de nuestras palabras. Todos menos los políticos, claro, que ellos pueden permitirse el lujo de decir y prometer cosas que luego se la saltan a la torera. Fuera de este espectro anárquico con la palabra, el resto tenemos siempre mucho cuidado de que lo que decimos tenga una relación coherente y fiel con nuestra persona. Tenemos que mantener intacta nuestra reputación.

Los que trabajamos, nos movemos, nos gusta o nos apasiona esto de las Redes Sociales, estamos siempre pendientes de la “reputación online”: la construcción de una marca (personal o profesional) es una realidad que puede dinamitarse con la facilidad de 140 caracteres viralizados por miles de tuiteros.

La reputación del Rey se ha dañado. Pide perdón y listo: las aguas turbulentas vuelven a su cauce y seguro que se refuerza. Si Twitter ha conseguido derogar gobiernos ¿conseguirá una abdicación en 140… días/meses…?

Imagen: http://www.pooblie.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s