Sin cita

He empezado a ver una serie documental en Netflix que se llama “The Undatables”. Esta serie se centra en las historias de diferentes personas con discapacidad que tienen dificultades para encontrar pareja y, cómo a través de dos agencias especializadas de contactos que tienen entre sus clientes a otras personas con discapacidad, les ponen en contacto para encontrar a su media naranja.

Los capítulos, de unos 40 minutos de duración, siguen una misma estructura: presentan al hombre o mujer que busca pareja. Seguidamente hace aparición la persona de la agencia y algún familiar o amigo que explica las dificultades que éste o ésta tiene para encontrar el amor. A continuación se genera una cita con un chico o una chica que ha respondido a su anuncio, o bien que la agencia les ha encontrado. Finaliza con la cita en sí y con su consecución en posibles más citas, o con el chasco de que aquello no haya funcionado.

Tras ver dos temporadas (son cortitas), me alegra saber que no hay un patrón ante el fracaso por ser diferente. No hay un dato que nos indique dónde reside el fallo de las flechas de Cupido en las personas con discapacidad. No. Las dificultades son las mismas que en el resto de la sociedad: falta de conexión, intereses dispares (yo quiero niños, tu no; yo quiero una relación, yo un rollo…), la distancia…

La serie engancha, sobre todo por alguno de los personajes que rescatan al comienzo de cada temporada, analizando cuál es la situación actual tras los primeros contactos. Y me han fascinado “el poeta” Shaine, la adorable Kate o el romántico Sam. Sinceridad, pasión, honestidad, miedo, verguenza, dolor, esperanza, ilusión, confianza… Todos esos sentimientos que se generan cuando te encuentras solo y buscas una persona de confianza con la que ir más allá de una sincera amistad.

Sin cita post de @jgamago en #Reinventarse

Pero más allá de la empatía por estos hombres y mujeres (y con cuidado de no caer en la ternura, y por tanto en el erróneo sentimiento de la conmiseración), está el respeto hacia la igualdad. El amor no tiene edad, sexo ni identidad. Cupido dispara sus flechas y no siempre acierta. Pero la libertad de tod@s las personas comienza con el derecho a la propia elección de su deseo (sin dañar al del otro), y por tanto de ser tan respetable -o más-, que el tuyo y el mío.

Hazlo posible…

Katy ha participado ha sido atleta paralímpica durante 32 años y ha obtenido un total de 200 medallas y menciones deportivas. ¡Y no tiene ganas de parar! Ell@s son deportistas de élite. Ni superhombres ni supermujeres. Son mujeres y hombres como tú y como yo. Con unas capacidades diferentes, como tú y como yo… Lo hicieron posible. Lo hacen posible. Harán posible que este mundo sea más diverso si aprendemos de ellos que… ¡Hacerlo, es posible!

Hazlo posible by @jgamago en #Reinventarse

Mira el maravilloso video aquí

Nada…

… No pasa nada. Es algo normal. Habitual, Frecuente. Recurrente. Nada. Acostumbrarse. Sorprenderse. Sonreír.

Diferente de agobiarse, asustarse, escandalizarse, sentir pena, estar triste, compadecer.

Nada post de @JgAmago en #Reinventarse

No pongas límites a las capacidades. Entonces, no tendrán importancia. ¿Qué te pasa? ¡Nada!

Te invito a ver este maravilloso video, aquí

Asco…

No hay otra palabra para definir lo que he sentido al leer esa noticia:

Asco por @jgamago en #Reinventarse

No hay nada más lamentable que la ignorancia, y lo que está claro es que esta empresa, este chico de la organización del evento, no sólo no tenía cerebro, era/es un ignorante y un malnacido, si no que por desgracias, es un ejemplo de lo que aún ocurre en muchas situaciones con las personas con una discapacidad. Desconocimiento. Ignorancia. Miedo. Todo junto, a la vez, provocan estas situaciones tan lamentables como patéticas inverosímiles en pleno S.XXI. Pero por desgracia, aquí están.

Intimate…

Por que todos tenemos derecho a una intimidad. A desarrollar una sexualidad. A vivir el erotismo y disfrutar de todo aquello que el resto de la sociedad puede experimentar. Algunas capacidades diferentes tan solo requieren de miradas diferentes, de situaciones diferentes, de complicidades diferentes. Pero lo que no quieren es que esa diferencia sea la anulación de su propio derecho, necesidad, capricho u obligación de amar, f*****, desear, soñar, jugar…

Intimate... por @jgamago en #Reinventarse

Fuente: Yorokobu