YOLO

¿Sabes qué es Y.O.L.O? Es un acrónimo de You Only Live Once, es decir «Sólo vives una vez» que implica que uno debe disfrutar la vida, aunque implique tomar riesgos. La frase y el acrónimo son utilizados en la cultura de los jóvenes y en la música, y se popularizaron en el año 2011 con la canción «The Motto» del rapero canadiense Drake. Sobre esta nueva «filosofía», «cultura», «moda» o «nueva forma de vivir y pensar» (llámalo como quieras), no sólo se han escrito canciones, sino que también obras de teatro, novelas, canales de Youtube específicos, muy utilizada el mundo de los videojuegos y con mucha, mucha interacción en las redes sociales. ¿Estamos ante una nueva ola de hedonismo 4.0?

Y un ejemplo muy claro es lo que estamos viviendo día tras día, sobre todo los fines de semana, con las cientos de fiestas piratas que, desafiando al COVID19, pueblan la geografía española (y también mundial). Caiga quien caiga. Se trata de disfrutar.

Aquella famosa frase de James Dean se va a convertir en el tatuaje de moda: «vive rápido, muere joven, y deja un cadáver bonito«.

Entre la filantropía y el exhibicionismo

Algunos lo han llegado a tachar de «pornografía del exhibicionismo». Pero creo que se han pasado. Vayamos al caso: el rapero Drake publica nuevo sencillo, el temazo «God´s Plan» en el que se pasea por las calles de barrios más castigados de Miami regalando y desprendiéndose de casi un millón de dólares (presupuesto -como avanza en la cartela del comienzo- del clip). Vemos como paga todos los carros de comida de los clientes que en ese momento están en un supermercado; entrega fajos de billetes a familias (previamente seleccionadas, claro), que están en la calle; sorprende a parejas con cochazos; dona juguetes y miles de dólares a una escuela infantil; patrocina a los bomberos; hace una donación de miles de dólares para la Universidad e incluso se va de compras a Saks 5Th Avenue con alguna de sus fans.

Entre la filantropía y el exhibicionismo by @JgAmago en #ReInventarse

Exhibicionismo puro y duro. Sentimentalismo en vena (lágrimas, risas, sorpresas, casi desmayos, histerias al ver al gran Drake tan cerca…). Pero la acción ¿Justifica los medios? Yo creo que si. Acostumbrados a ver el despropósito narcisista y pornográfico de los videos de los raperos, en los que todo es un exceso, no está mal en visualizar que ese espectáculo hortera de coches, oro, billetes, alcohol, sexo y exhibicionismo, también puede revertir en buenas causas. En acciones hacia aquellos que alguna vez han soñado con alcanzar el sueño rapero de llegar a ser estrellas y tocar con sus propias manos el éxito. En algunos casos efímero. Como el dinero.

Si aún no has visto el video, lo puedes ver aquí.