Picardía

Es la calle del descubrimiento. La avenida en la que el niño deja de ser niño, el amante pasa a ser un desalmado, en la que la inocencia se convierte en culpa. Un tiempo que recordamos con la mueca del divertimento, pero también con desilusión. La picardía madura. Pero también duele.