Inside the box

Llega el tiempo de las Navidades. La locura consumista que se inaugura con el Black Friday y que termina con las Rebajas de Enero. Momentos en los que los que pueden echan el resto y queman las tarjetas de crédito para agasajar a sus seres queridos. Un tiempo en el que nos volvemos un poco más solidarios y en los que iniciativas como el #GivingTuesday buscan concienciar que hay sociedades, colectivos, personas que no tienen lo que otros muchos disfrutamos, malgastamos.

Una diseñadora neerlandesa ha lanzado la iniciativa “Inside the box” que convierte las cajas que los niños refugiados reciben con donaciones, en juegos que pueden recortar y convertir para que puedan olvidarse, por unos minutos, de esa situación que están viviendo fuera de sus países, de sus casas.

Insidethebox por @JgAmago en #reinventarse

Puedes ver el video de la iniciativa en el blog La Criatura Creativa

Sin tu mirada

Los creadores de juego no saben lo que se pierden. Esos video juegos que cuestan millones de euros (y que los recaudan en poco tiempo por el hambre gamer que tienen sus seguidores), se pierden a las personas ciegas que no pueden ver sus espectaculares gráficos e imágenes. A las personas sordas, que no pueden oir sus efectos, músicas, conversaciones… Diseñan sin contar con la mirada, con el silencio de los otros. Claro que siempre hay una excepción (o muchas), como es la historia de Toby Ott, un hombre que he desafiado a los diseñadores, creadores de juegos. No ha necesitado ver para superarlos todos.

Sin tu mirada, post de @JgAmago en Re-Inventarse

Toby, y otros muchos, juegan con otros ojos: los de la verdadera realidad.

Puedes ver el corto documental en esta página de Youtube