Me llamo Valentina

Leyendo mi Feedly, preparando los contenidos para las redes sociales, me encuentro con un post en Verne, de El País, con una historia, que es una entre tantas otras muchas, que esta sociedad tolera. Y es que Valentina lo dice: “Mi historia puede ser la de cualquier mujer maya, otomí, mixteca, tsotsil o zapoteca”. Su vida es una amenaza constante. Su historia es un salto de barreras diario. Su estirpe es otra de esas etnias perseguidas y acosadas por ser… ¡diferentes!

Valentina. Mujer, pobre e indígena… La historia de muchas “Marías”.

Screenshot-2017-10-29 YOSOYOHO - ¡POR FEA NO TE QUEREMOS EN LA ESCUELA Proyecto

Es tan sólo una caja

¿Por qué darle tanta importancia? Este video titulado “The lunchbox” se ha convertido en viral ¿Por qué? Por su sencillez, si. Por su mensaje tan potente: sin palabras, sólo unas miradas que llegan hasta el tálamo de las emociones y un piano. Por su crudeza, también. ¿Cómo es posible que una sociedad avanzada, conectada, civilizada haya gente que aún tenga dificultades para poder llevarse algo de comer al colegio?

Screenshot_9

Las soluciones están mucho más cerca de los que nos imaginamos. ¿Por qué se resisten a encontrarlas?

Video: The Lunchbox