El perfume…

Siempre han estado ahí. Revoloteando sobre las cabezas, acariciando las muñecas, el cuello, las orejas… El aura que levanta pasiones, y odios. Esa mixtura entre sensaciones placenteras y algunas asqueantes. Un buen perfume enamora. Un mal perfume mata. Es un mazazo en los sentidos. Bloquea.

Somos fieles. A veces infieles, pero en la mayoría de las ocasiones, adictos a no salir de casa sin él. Estaríamos desnudos. Y el desnudo provoca.

El perfume by @jgamago  en #ReInventarse

Puedes ver los videos de esta provocativa campaña aquí.