Etiquetas

Hasta el boom de las redes sociales, las etiquetas las hemos identificado con el precio o la identidad de un producto. Desde hace unos años, no podemos vivir sin ellas. Todo lleva una etiqueta, un hashtag, una tag… ¡Llámalo como quieras! Es una manera más para pertenecer, situarse, colocarse, participar, incluirse en esta sociedad hiperconectada. No hay movimiento, actividad, manifestación, protesta, denuncia, agradecimiento, saludo, despedida, conversación o insulto…, sin su etiqueta.

Etiquetas post de @JgAmago en #ReInventarseblog
Imagen de Helena Hertz en Unsplash

A esta era “post-covid” la estamos etiquetando como “la nueva normalidad”. Que de por sí es un error. Algo normal no puede ser nuevo. Lo “normal” es aquello que se toma como norma o regla social, es decir, aquello que es regular y ordinario para todos. Lo “nuevo” es algo recién hecho o fabricado, algo que se percibe o se experimenta por primera vez. No es normal que vayamos por la calle con mascarilla. Eso es nuevo. Ni lo asumiremos como “normalidad” por que, cuando se encuentre la vacuna, volveremos a lo realmente “normal” en sociedades occidentales: ir sin mascarilla.

Y que conste que me gusta el nombre. Es muy marketiniano. Y desde luego, suena mucho mejor “Decreto Ley de la Nueva Normalidad” que no quizás el nombre que debería llevar “Decreto Ley del Distancimiento Social“, que eso si que es nuevo para una sociedad como la latina, pero en ningún caso, nada normal.

Devolvednos a nuestras niñas

¿Qué pasaría si Twitter no hubiera existido? ¿Qué pasaría si el hashtag #BringBackOurGirls no hubiera tenido repercusión planetaria? ¿Qué pasaría si Michelle Obama no hubiera roto ese techo de cristal por el que se convierte en la primera mujer en la historia en dar el discurso de los sábados a la ciudadanía americana en lugar del presidente? ¿Qué pasaría…? Ahora bien… ¿En qué quedará todos esto?

Imagen con el cartel del hashtag #bringbackourgirls
Imagen de una de niña nigeriana con el cartel con el hashtag #bringbackourgirls