Inocencia Interrumpida

La semana que me toca teletrabajar desde casa, suelo hacer un parón sobre las 08:30 (me levanto a las 6, y a las 6.30 ya estoy frente al PC), y veo con mi marido las noticias del «NBC Nigtly News» presentadas por Lester Holt.» Es el informativo más visto en la franja de noche en los USA y, gracias a esa maravilla que es YouTube, se puede ver sin problemas (y sin publicidad), en cualquier rincón del mundo. Esta semana, una de las noticias de portada ha sido la hisotira de Stone Holtz, joven de 20 años que, tras ingerir más de 20 «chupitos» de whisky en una universidad de Ohio, como rito de iniciación para poder ingresar en la fraternidad Pi Kappa Alpha, murió. Puedes leer la noticia aquí.

Siempre son los mismos. Los que se van, y los que se quedan. Y bajo un estándar. Siguiendo patrones similares. Los que se quedan; el macho Alpha que somete, humilla, avergüenza, discrimina, subyuga y hegemoniza a los más débiles. Los que se van; aquellos/as que tienen la imperiosa necesidad de pertenecer a algo, o alguien, en unos momentos de la vida en los que se busca formar parte de una comunidad y realizarse. Si son aceptados, con el riesgo de perder sus vidas. Sin son descartados, con el miedo y la humillación entre las piernas.

Y al final, no se hace nada. Las inocentadas siguen en las universidades, en los colegios mayores, en el ejército, en los internados… ¡En los centros de educación secundaria! Actos en los que las autoridades se ponen de perfil, condenan y castigan durante un tiempo, para olvidarse en el futuro más inmediato. ¿Qué sería del cine, de las series de televisión, o de las redes sociales sin estas actitudes?

Victoria

Desde el martes, hemos desayunado, comido y cenado viendo NBC News, leyendo en la tablet el New York Times y saltando de vez en cuando a Fox News (había que ver qué estaban diciendo desde el reverso tenebroso). Ha sido emocionante, inquietante, esperanzador… Nuestros amigos desde New York nos contaban qué y cómo se respiraba en la calle. Aprendimos nuevos conceptos como «to early to close» o «to call to close«, y esperábamos al gran momento en el que las previsiones dieran paso a la realidad. Y llegó: con la confirmación de los votos de Pennsylvania el sábado a las 18:00, Biden Presidente Electo de los EE.UU y Harris la primera mujer de color vicepresidenta. Celebración.

Victoria post de @JgAmago en #ReInventarseBlog
Imagen de Josh Carter en Unsplash

Hannah Fry en su obra «Hola Mundo» (por cierto, he empezado a devorar la serie «Halt & Catch Fire», y muy recomendable para los amantes de la informática y la tecnología), escribe al final de su libro:

Ese es el futuro que yo espero. Un futuro donde los algoritmos arrogantes y dictatoriales que llenan muchas de las páginas de este libro sean cosa del pasado. Donde dejemos de ver las máquinas como amos y señores objetivos, y empecemos a tratarlas como haríamos con cualquier otra fuente de poder: cuestionando sus decisiones; escudriñando sus motivos; reconociendo nuestras emociones; exigiendo saber quién sale beneficiado; responsabilizándolas de sus errores, y negándonos a caer en la autocomplacencia. Creo que esta es la clave para un futuro donde el efecto neto global de los algoritmos represente una fuerza positiva para la sociedad.»

Fry, Hannah. «Hola Mundo». Ed. Blackie Books, pág. 250

El algoritmo de QAnon han fallado. La arrogancia de Trump ha fallado. La fuerza positiva ha ganado. Sólo queda recomponer las cenizas, y hacer -de verdad- una nueva América para tod@s. ¡Suerte a Biden y Kamala!