La(s) Masa(s)

Leo una interesante reflexión de Andrés Pérez Ortega ( @marcapersonal ) en su estupendo #blog “Estrategia Personal” y comienzo destacando esta frase a la que hace mención:

“Odio a la gente, me gustan las personas”

Andrés Pérez Ortega, Estrategia Personal, “Personalidad, No #Todossomos”. 12 de junio 2020

La sociedad del S. XXI se posiciona de manera inmediata ante los movimientos que la red social viraliza. #NoesNo, #MeToo, #BlackLivesMatter o #LoveIsLove son algunas de las mareas sociales que agitan con tan sólo un click, empatías, odios viscerales, alzamientos colectivos, violencia, enfrentamientos… En, algunos casos, derogan dirigentes y se activan leyes y recursos necesarios para combatir dicha desigualdad .

Considero que estas movilizaciones son necesarias porque generan que las sociedades despierten de su apatía, de cierta total conformidad (que se transforma en confrontación), con las injusticias, y los líderes políticos o sociales que pasan de largo sobre ellas. Ahora bien ¿El “todos somos” implica que debes dejar de pensar en “el tú/yo eres/soy y pienso como…”? O estás a favor, o estás en contra. Eres “de unos, o de otros”.

La(s) Masa(s) post de @JgAmago en #ReinventarseBlog
Fotografía de Nathan Dumlao en Unsplash

Apunta Andrés Pérez Ortega en su post:

Las Redes Sociales han sido el caldo de cultivo perfecto para despersonalizarte, para despojarte de tu individualidad, para destruir tu Marca Personal y sustituirla por una Marca Social/Colectiva. Fíjate que es curioso porque nos dijeron que gracias a Internet podrías ser tú mismo.

Andrés Pérez Ortega, Estrategia Personal, “Personalidad, No #Todossomos”. 12 de junio 2020

Las imágenes de los policías sobre el cuello de George Floyd, o el terrible empujón que le dieron al señor que apoyaba la manifestación, y otros cientos de casos de demostración de testorena corporativa, son lamentables y demuestran que seguimos dividiendo a esta sociedad en categorías: por el color, por la orientación sexual, por la diversidad, por su poder adquisitivo… ¡Por la diferencia! Ahora bien, que comparta mi indignación por estos acontecimientos, no implica que esté conforme con que se censuren películas, se revise la historia de manera casi inquisitorial o con la etiqueta de que todos los policías sean unos salvajes. No. Empatizar y apoyar al movimiento #BlackLivesMatter (o el que sea), no debe significar otras implicaciones satélite que la “masa”, el “todos”, deciden… ¿Quién decide?

La historia (triste o desafortunada), no puede olvidarse. Debemos aprender de la historia. Censurarla es esconderla. ¿Se deben esconder todas las películas sobre el genocidio nazi? No.

Paul Valéry dijo:

“La historia es la ciencia de lo que nunca sucede dos veces”

Paul Valéry

Hagamos historia. Trabajemos (todos, y uno a uno), para que estas injusticias no vuelvan a suceder.

44

¿Cuánto tardaremos en contar con una, dos, tres mujeres más? ¿Cuándo nos levantaremos y comprobaremos que ese maldito, negro, oscuro y triste marcador dejará de sumar? ¿Qué necesita esta sociedad para dejar de atentar contra la vida de las mujeres? ¿Dónde se esconde la razón humana de la sinrazón?

Escuchar, oír, entender, comprender, luchar, nacer, trabajar, vivir… Acciones que piden y reclaman las mujeres (y muchos hombres también), para desterrar el miedo, la violencia, el acoso, la desesperación, la muerte de mujeres y niños de este país por la violencia machista. ¡No estás sola! Pero en ese aterrador momento en el que el hombre atiza sin piedad, ellas no tienen a nadie. ¿Y la justicia? ¿Y los políticos?

Son/Somos muchos los que tenemos que mirar detrás de las puertas cerradas y sumar esfuerzos para espantar el miedo y la realidad a poder vivir si miedo. #ToleranciaCero #HaySalida

Os invito a ver este conmovedor (pero por desgracia realista), cortometraje titulado “Behind Closed Doors”

44 post de @jgamago en #ReInventarse

Somos más

Efectivamente. Somos más los que no odiamos, que los que odian. Somos más los que no discriminamos por raza, orientación sexual, etc., que los que rechazan y sienten repulsa hacia la diversidad. Somos más los que intentamos sembrar para recoger frutos, que los que plantan para recoger espinas. Pero aún con todo esto, los que son menos pueden con los que sumamos más.

Somos Mas, post de @JgAmago en #ReInventarse

Photo by Elijah O’Donnell on Unsplash

¿El problema? Que los que son menos, son más ignorantes que los que son más. Ya lo dijo Luis Negrón: “es más fácil discriminar contra aquello que no se conoce”. ¡Pues que aprenda, j****!

“Somos más” es la segunda edición de un movimiento promovido por un buen cartel de youtubers para promover mensajes positivos de integración, tolerancia y respeto abordando temas como el radicalismo violento, el racismo, la xenofobia, el sexismo y la homofobia. #Dalelavuelta es la iniciativa de Google para combatir el discurso de intolerancia en Internet.

Me llamo Valentina

Leyendo mi Feedly, preparando los contenidos para las redes sociales, me encuentro con un post en Verne, de El País, con una historia, que es una entre tantas otras muchas, que esta sociedad tolera. Y es que Valentina lo dice: “Mi historia puede ser la de cualquier mujer maya, otomí, mixteca, tsotsil o zapoteca”. Su vida es una amenaza constante. Su historia es un salto de barreras diario. Su estirpe es otra de esas etnias perseguidas y acosadas por ser… ¡diferentes!

Valentina. Mujer, pobre e indígena… La historia de muchas “Marías”.

Screenshot-2017-10-29 YOSOYOHO - ¡POR FEA NO TE QUEREMOS EN LA ESCUELA Proyecto