La suma de…

Este fin de semana me ha tocado trabajar. Por eso escribo un lunes. ¡Y tan feliz! (de trabajar y escribir). Feliz por los resultados, por que la suma de muchos y muchas ha significado que otros muchos y muchas hayan disfrutado, participado y emocionado con y del baloncesto en silla de ruedas. Esfuerzo titánico el de un equipazo de lujo con el que estoy teniendo el honor de colaborar en los últimos dos años, para dos grandes eventos que me encantan y que suponen el encuentro con estos profesionales, y ya amig@s, de talla XXXL.

Risas, carreras, sudores, prisas, pausas, nervios, miradas cómplices, sin perder de vista “al presi”atentos, que está escribiendo en el chat del grupo!), palmeritas de hojaldre, acuerdos, ningún desacuerdo (¡qué lujo!), consenso, tod@s a una, pausas para ir al baño, ¡Qué chulas las sudaderas, quiero una!, ¡Salgo a fumar un momento!, ¡Nos abres los vestuarios!”, ¡Cómo está el escolta, jajaja…! Y la maquina seguía su rumbo, tirando de muchos vagones, ajustada al milímetro, hasta que llegó a la estación final. ¡Y llegó en hora y con todos su pasajeros contentos!

Hoy es lunes. Quedan reflejos de agujetas y algunas ojeras del cansancio acumulado. Yo tan solo recuerdo con una sonrisa bobalicona lo vivido, y una frase de Michael Jordan que dice:

En un equipo el talento gana partidos, pero el equipo gana campeonatos.
Michael Jordan.

Gracias María, Bea, José Alberto, Miguel Ángel, Javi, Raúl, Alberto… Y sigamos sumando.

#NiUnPasoAtrás

Esta semana empezó y acabó de manera excepcional. Empezamos celebrando el #orgulloLGTBI con la participación en una mesa redonda organizada por Servimedia y el CERMI con la participación de activistas LGTBI con discapacidad, para poner sobre la mesa las principales reinvindicaciones de las personas con doble (o triple) discriminación. Y el viernes por la tarde, después de muchas semanas y horas de trabajo para que todo saliera bien, pusimos el broche de lujo a un semestre de mucha intensidad laboral (siempre rica, siempre enriquecedora), con la fiesta de verano que, con todo cariño y dedicación preparamos para tod@s los compañer@s y sus familias.

Ahora queda el #Orgullo2019, el próximo sábado 6 de julio en Madrid donde, un año más, estaremos colaborando con el CERMI Estatal para manifestarnos por la igualdad de derechos. #NiUnPasoAtrás será el lema de la segunda pancarta que l@s principales líderes de ONG portarán para denunciar que, 50 años después de aquel Stonewall en NYC, algunos desean que volvamos a las cavernas del miedo, el olvido y la represión. ¡¡#NiUnPasoAtrás!!

#NiUnPasoAtrás post de @JgAmago en #ReInventarse
Imagen del Instagram de José María Nuñez Blanco (Fundación Triángulo)

La #discapacidad saca su #ORGULLO. La diversidad se engalana en la celebración universal por la igualdad y el respeto. Somos. Estamos. Pertenecemos a este mundo de personas que quieres, buscan y desean la plena inclusión.

Imagen: @goddito

#Invisibles

Dícese de esas personas que no se ven, porque otros no quieren que se las vea. Ignorad@s. Descartad@s. Excluíd@s. Ningunead@s.

#Invisibles post de @JgAmago en #Reinventarse

Muy diferentes a esas personas que deciden pasar desapercibidas. Sin hacer ruido. Silenciosas y sin protagonismos. Hoy estamos hablando de los hombres y mujeres que, buscando la igualdad de oportunidades, se excluyen ante la realidad de que las oportunidades no son iguales. ¿Miedo? ¿Desconocimiento? ¿Mala praxis? Llámalo como quieras.

No quieren, no queremos ser invisibles. Y para eso necesitan/necesitamos que el miedo, el desconocimiento y los comportamientos erróneos sean los verdaderamente INVISIBLES.

Te invito a ver el spot “Los Invisibles” de Fundación ONCE

 

Querer… ¿Es poder?

Querer... ¿Es poder? post de @jgamago en #reinventarseMuchas veces nos hemos intentado convencer que el dicho de “querer es poder” es tan real como que cada día amanece… ¡que no es poco! Pero ¿qué pasa cuando el “poder” está en mano de otros? Pues que es entoces cuando el “querer” se convierte en una aventura por el desierto, a veces solo, sin compañía, y en las que en muchas ocasiones dan ganas de tirar la toalla y cambiar el “querer es poder” por el “poder querer”. Que no es lo mismo. Es más de lo mismo, o peor.

¿Para cuándo el “querer es poder” formará parte del sueño real de tod@s? 😦

Os invito a ver la maravillosa nueva campaña del programa #Noterindasnunca de Por Talento y Fundación ONCE.

Ilustración: Alfonso Casas para #Noterindasnunca

 

Sin cita

He empezado a ver una serie documental en Netflix que se llama “The Undatables”. Esta serie se centra en las historias de diferentes personas con discapacidad que tienen dificultades para encontrar pareja y, cómo a través de dos agencias especializadas de contactos que tienen entre sus clientes a otras personas con discapacidad, les ponen en contacto para encontrar a su media naranja.

Los capítulos, de unos 40 minutos de duración, siguen una misma estructura: presentan al hombre o mujer que busca pareja. Seguidamente hace aparición la persona de la agencia y algún familiar o amigo que explica las dificultades que éste o ésta tiene para encontrar el amor. A continuación se genera una cita con un chico o una chica que ha respondido a su anuncio, o bien que la agencia les ha encontrado. Finaliza con la cita en sí y con su consecución en posibles más citas, o con el chasco de que aquello no haya funcionado.

Tras ver dos temporadas (son cortitas), me alegra saber que no hay un patrón ante el fracaso por ser diferente. No hay un dato que nos indique dónde reside el fallo de las flechas de Cupido en las personas con discapacidad. No. Las dificultades son las mismas que en el resto de la sociedad: falta de conexión, intereses dispares (yo quiero niños, tu no; yo quiero una relación, yo un rollo…), la distancia…

La serie engancha, sobre todo por alguno de los personajes que rescatan al comienzo de cada temporada, analizando cuál es la situación actual tras los primeros contactos. Y me han fascinado “el poeta” Shaine, la adorable Kate o el romántico Sam. Sinceridad, pasión, honestidad, miedo, verguenza, dolor, esperanza, ilusión, confianza… Todos esos sentimientos que se generan cuando te encuentras solo y buscas una persona de confianza con la que ir más allá de una sincera amistad.

Sin cita post de @jgamago en #Reinventarse

Pero más allá de la empatía por estos hombres y mujeres (y con cuidado de no caer en la ternura, y por tanto en el erróneo sentimiento de la conmiseración), está el respeto hacia la igualdad. El amor no tiene edad, sexo ni identidad. Cupido dispara sus flechas y no siempre acierta. Pero la libertad de tod@s las personas comienza con el derecho a la propia elección de su deseo (sin dañar al del otro), y por tanto de ser tan respetable -o más-, que el tuyo y el mío.