Abrigados, por bandera

Un 40% de los jóvenes americanos LGTBQI+ viven en la calle. No por gusto. Han sido expulsados de sus hogares por vivir, expresar, manifestar una sexualidad diferente a la “norma”. ¿Y qué es la “dichosa norma”, me pregunto? “Love is Love” reza el eslogan que ha sido el abanderado de los movimientos LGTB en todo el mundo. Y si el amor es amor, sea cual sea el color de la piel, nacionalidad, religión, raza, lugar de nacimiento… ¿Es que el amor en personas del mismo sexo ya no es amor? Puedo entender que una madre o un padre sienta una punzada en el estómago cuando su hijo/a les exprese su deseo hacia las personas del mismo sexo, por que éstos entiendan que las cosas van a ser un poco más “difíciles” para sus vástagos. ¿No es esto contra lo que esta sociedad debería luchar? ¿No deberían esos padres/madres estar felices porque por fín han encontrado la verdadera forma de amar y querer? #LoveWins, familias.

Abrigados por bandera post de @JgAmago en #ReInventarser
Imagen de la campaña “Out not Down” v/ia La Criatura Creativa.

En la comunidad de la parroquia Calvary-St George ha tenido la iniciativa de lanzar esta impactante campaña de comunicación para denunciar esta situación en el país más avanzado del mundo. Tan sólo una bandera arco iris les protege. Pero la bandera les abriga. Aún a costa de que esté gastada, usada, carcomida, rota, vieja por ese odio hacia las personas LGTBQI+. Ni los símbolos aguantan tanto odio y rencor hacia la diferencia. Humanidad ¿Qué nos está pasando?

Campaña y post en La Criatura Creativa

Mi profe

Alguna vez en la vida hemos utilizado esa expresión: “mi profe”, para referirnos a ese maestro preferido, odiado, molesto, que nos cogió manía, que fumaba, que olía mal, que estaba buenísim@, que era gruñon, que… Hemos tenido tantos “profes” que darían para escribir un libro entero con sus virtudes y sus defectos. Pero siempre hubo alguno que nos marcó. Algun@ que hacía que nos sintiéramos cómodos, felices, que aprendiéramos, que estuviéramos más atentos, más proclives a aprender, a oír, a escuchar, a participar.

Afortunadamente en mi vida como estudiantes he tenido más maestr@s que me han motivado, inspirado o generado interés por algo, que aquellos con lo que cada clases, cada sesión, tenía la sensación de estar malgastando horas de mi educacion.

Pero ahora el maestro ha caído en desgracia. Y aunque nos alegremos con series como “Merlí”, en la que el docente y la docencia acapara un escenario ideal de la educación pública en nuestro país, la profesión está en vertiginoso descenso y caída de su significado y reputación.

Mi profe post by @JgAmago en #Reinventarse

El/la maestr@ ya no es un referente. Ahora es un agente mas implicado en el deterioro de la función de enseñar. Una tarea que es un calvario para el que aprende, para el que enseña y para el que intermedia.

Ciceron dijo que “tus padres y tus maestros son tus fieles y desinteresados amigos; aprovéchalos que no podrán acompañarte por mucho tiempo”.

Os comparto esta preciosa, magnífica campaña de las escuelas británicas para poner de relieve al maestro, al educador, al profesor…. ¡A la persona!

Imagen: Photo by Cel Lisboa on Unsplash

La Juventud

Anoche ví “La Juventud”, película del creador de “La Gran Belleza”. No llega a la perfección de su primera gran obra maestra, una pieza indispensable del cine y de la filosofía humana del S XIX, pero se queda cerca, muy cerca. En “La Juventud” la reflexión sobre la decadencia vital, sobre el proceso de marchitaje, lento o rápido, severo o fugaz, según se mire, es magnífica. La vida, postrado en una cama, arrinconado en un balneario de lujo, o sentado en un banco de un parque, pasa por la cabeza a dos velocidades: en formato time-lapse o en modo cámara lenta. Pero pasa.

La Juventud by @JgAmago en #ReInventarse

Este verano leía el “Homo Sapiens” de Harari, y reflexionaba sobre el concepto de “amortal” (que no inmortal) y me pregunto: ¿Realmente queremos llegar a vivir 120 años? ¿Qué nos regala la vida para experimentar/padecer tantas posibles impresiones? No lo se. Sentimientos encontrados ante esta posible realidad, ante esta singular ficción. Cine vs Vida. ¿Es esa la Juventud que nos espera?