El Corazón Helado

Acababa de llegar a casa, tras ponerme la vacuna de refuerzo contra el COVID (yo fui de los vacunados con Janssen), cuando descansando en el sofá, mientras ojeaba el timeline de Instagram, saltó la alerta de El Huffington Post: «Muere la escritora Almudena Grandes». Sin palabras. Inmediatamente lo posteo en el grupo de WhatsApp de los amigos/as en el que se encuentran ávidas y fieles lectoras de la «Grandes». Todos nos quedamos igual: helados. Se nos fue nuestra autora de referencia. La escritora a la que venerábamos porque cada libro, cada entrega, cada página de su magnífica obra, nos transporta hacia la excelencia del placer de leer.

Julia, Olga y yo, comentábamos cada libro y siempre concluíamos lo mismo: ¿Será capaz de superarse con el siguiente? Si. Siempre. Cada compendio de páginas que Almudena Grandes publicaba, nos llevaba al cénit, y nos dejaba extasiados. Y cada publicación de su extensa obra, sobre todo esa antología maravillosa en la que llevaba inmersa desde hacía años, los «Episodios de una Guerra Interminable«, nos despertaba el voraz apetito de seguir pidiendo más y más. ¿Cuándo toca el próximo -le preguntaba a Julia?

Desde aquel «Las Edades de Lulú», hasta el último «La Madre de Frankenstein«, sus novelas construían ese espacio perfecto, amueblaban el lugar idóneo para abandonarse al placer de leer.

Ayer nos dejó. Pero sus libros, nunca nos dejarán. Seguirán acompañándonos, dándonos cobijo cuando «Los Aires Difíciles» azoten nuestra cabeza. Su obra dibujará el «Atlas de Geografía Humana» que necesitamos como faro hasta encontrar el camino. Sus páginas nos mecerán en la cadencia musical de «Malena es un nombre de tango». Su adiós nos deja «El Corazón Helado», pero con el deseo de poder leer pronto, y no olvidar nunca a «Mariano en el Bidasoa».

D.E.P., Almudena. El Olimpo ya ha extendido su alfombra roja para recibirte con honores.

Vuelva Usted Mañana

«Vuelva usted mañana», es uno de los artículos que Mariano José de Larra, sigue estando de mayor actualidad. ¡Un visionario! Larra escribió en el S. XIX un artículo que reflejaba la pereza y el tedio de las administraciones por gestionar los temas de los ciudadanos. Hace casi tres siglos de su publicación (el artículo original se escribió en 1833), y seguimos con la pereza.

Este fin de semana, nos fuimos a Valdepeñas, invitado a participar en el XXV Congreso de Sociología que organizaba la Asociación de Sociología de Castilla La Mancha, con una ponencia en la Mesa 13 sobre temas de discapacidad. El viernes, tranquilamente, ya llegamos para comer y nos volvimos ayer sábado noche por compromisos en Madrid. 24 horas muy bien aprovechadas reencontrándome con Natalia y conociendo y compartiendo con gente muy interesante, invitados y ponentes. Disfrutando de una localidad muy entrañable, con una gastronomía, un vino y unas gentes maravillosas.

Una de las ponencias que formaban parte de esa Mesa 13 sobre discapacidad, la impartió una profesora de la Universidad de Salamanca, abordando las dificultades del Arbitraje en materia de discapacidad en la administración pública. Y todos nos quedamos «lelos», cuando leyó una respuesta por escrito que le habían mandado desde una administración pública en referencia a cómo se gestionaba una posible queja de una persona con movilidad reducida ante un problema de accesibilidad. Siglo XXI. Vuelva usted mañana…

¿Cuándo las administraciones públicas pondrán al ciudadano en primer lugar? ¿Sólo en periodo electoral, que entonces parece que las cosas se mueven «un poco»? ¿Nunca? La pereza nacional se institucionaliza y se convierte en un mal endémico en el que la única vacuna posible para que no se expanda el contagio, es «querer» frente a «poder».

Un viaje sin límites

Hace 40 años que no sacaban un disco. Y ahora, con más de 75 años en sus carnes, Agneta, Anna-Frida, Benny y Bjorn acaban de revolucionar el mundo. ABBA saca nuevas canciones y gira «virtual» que lo está vendiendo todo (y eso que las entradas superan las 200 libras por persona). No hay edad para el olvido. No hay límite para la creatividad. Revolucionaron los 70 y ahora ponen patas arriba a la industria musical con canciones que siguen siendo la marca del grupo sueco que llegó a convertirse en la segunda industria de Suecia (después de Volvo), en generar ingresos para las arcas del país escandinavo.

Primero hablaban de amor, de fiesta, de alegría. Después llegaron a hacerse daño, a escribir sobre el resentimiento, el desamor, el divorcio, la separación… Ahora curan heridas, restañan las puñaladas y retoman letras sanadoras, positivas, enérgicas, pero críticas con ellos y con sus seguidores. «Voyage» es un viaje al futuro. Quizás el fin (ellos siempre dicen que «las chicas» tiene la palabra de poder continuar con el grupo). Pero nunca al olvido.

No hay edad para seguir innovando, para seguir creciendo, experimentando, probando cosas, evolucionando, creando… No hay límites para soñar, para hacer y para deshacer. La única barrera es el no estar vivos. Y si hay talento, ingenio, creatividad, pero no fuerzas físicas, salud, entonces creemos nuestro avatar vital (ABBA-tar), para seguir siendo y estando VIVOS.

Palabras y Significados

Ayer me invitaron a dar una charla sobre un concepto en el que he estado trabajando durante algún tiempo, y que no todo el mundo conoce. La «Inspiración Porno». Concepto que proviene del término inglés «inspirational porn» y que también podría traducirse como porno inspiracional. El próximo 20 de noviembre vuelvo a repetirla en un Congreso en Valdepeñas. En resumidas cuentas, hablamos de inspiración porno cuando se cosifica a un colectivo en detrimento del otro. En este caso, es cuando se hace mención a que las personas con discapacidad somos «superhéroes» por hacer lo que hacemos, sin mirar a que las barreras ante las que se encuentran las personas con discapacidad vienen impuestas por la sociedad «sin discapacidad», que nos miran bajo el prisma de un falso parche de bondad o superioridad moral. En resumen: se dice que una persona es inspiradora sólo por el hecho de tener una discapacidad, y no por las muchas cualidades, virtudes y habilidades que pueda tener.

Cuando presenté a la coordinadora de la jornada el título de la ponencia, la aparición de la palabra «porno», hizo que saltaran todas las alarmas. Amablemente me pidieron que si podía avanzar un poco el contenido de la charla para «tranquilizar» a los asistentes inscritos que se habían «preocupado» al ver el nombre de mi charla. ¡Por supuesto, dije! Y les facilité una explicación de porqué este concepto, y de qué iba a hablar. Grata respuesta por parte de los asistentes tras los 40 minutos de conferencia.

Tenemos miedo de las palabras. Cuando conocemos un término, lo asignamos con un significado y con él nos quedamos y configuramos, visualizamos, estructuramos nuestra idea preconcebida sobre dicho concepto. Y nos cuesta abrirnos a otras posibles interpretaciones que éste pueda significar. Nos olvidamos de la semántica. Hay que explicar el significado contextual de la palabra o expresión. No vale una definición o explicación genérica que no se ajuste al sentido del texto.

Quizás deberíamos perder el miedo a ver sin entender. A leer sin explicar. A comprender sin interpretar el significado de las cosas.

Costuras

Hacía mucho tiempo que no le dedicábamos tanto tiempo a hacer compras en un centro comercial de El Corte Inglés. Normalmente, bajamos al supermercado y al Rincón del Gourmet, compramos lo que necesitamos, y listo. Pero a recorrer las plantas y ver qué se cuece (y los precios), de este gigante con pies de plomo, no. Y ayer, por compras que teníamos que hacer allí sí o sí, pues estuvimos casi tres horas perdiéndonos por el centro del Paseo de la Castellana. ¡Y digo bien, perdiéndonos!

El fundador de ECI, Ramón Areces, siempre dijo que se quedó fascinado la primera vez que vio las escaleras mecánicas de MACY´S (que aún se mantienen intactas en las subidas y bajas del edificio central de la calle 34). Y ahora, más que nunca, ECI parece MACY´S. Desde que fui por primera vez a New York en el año 2000, recuerdo perfectamente, esto: MACY´S en obras . La situación de cambio constante, de crisis, de evolución y de cambio de paradigma, ha generado que ECI también este en constantes reformas. Cambios, obras, techos desnudos, plantas que desaparecen, secciones que cambian, un poco de aquí, otro de allá… ¡Costuras de un Frankenstein que se tambalea en cada paso!

Fueron los más grandes. Únicos. Líderes indiscutibles. Centro del Universo en España. Referencia. Pero primero Inditex, y luego otros gigantes del retail y del sector del comercio, fueron apagando su llama hasta que Amazon se encargó de extinguirla. Casi. Tardaron en reaccionar. ¡Somos leyenda, historia, y la gente no nos va a olvidar! -debieron pensar sus mandamases. Ahora están padeciendo el síndrome de Ganser.

Como Ave Fénix zarandean sus posibilidades vendiendo, alquilando, entrando en el sector del turismo, de los seguros… Prueba, error, acierto… Siguen cosiendo su Quilt con retazos, dibujando un patchwork unido de costuras efímeras. ¿Qué futuro les depara? Por el bien de sus profesionales, espero que el más prometedor.